Abogados de Familia

Abogados de Familia conscientes de lo que el cliente está sintiendo

Este es un Bufete de Abogados de Familia, especialistas en Divorcio, en Separación y en todos los Conflictos de la Pareja y los Hijos, con muchos años de éxito y experiencia.

Pero hay que añadir tres facetas que nos caracterizan:

1. Nuestro concepto moderno de afrontar los casos, si es posible por medios pacíficos.

2. Nuestro apoyo moral a las personas que vienen a nosotros con un problema, porque somos conscientes de lo que están sintiendo.

Una consulta presencial tranquiliza

Cuando se presenta un conflicto de pareja o hijos, nace la inquietud ante el futuro, por los cambios que puede acarrear esta nueva situación.

Lo mejor es no desesperarse buscando soluciones al problema y solicitar una consulta presencial con un Abogado de Familia.

Nuestros clientes siempre nos dicen que la consulta personal con nosotros les ha tranquilizado, lo cual nos satisface por haber podido ayudarles.

Además, tras la consulta ya saben las opciones que tienen y pueden pensar con sosiego lo que mejor les convenga, incluso si desean encargarnos su caso.

El Convenio Regulador y la futura calidad de vida de sus firmantes

Un Convenio Regulador elaborado por nosotros, que somos Abogados de Familia con una alta especialización y entrega a nuestra tarea, puede proporcionar a nuestros clientes una mejor calidad de vida en el futuro.

No todos los convenios tienen la misma excelencia técnica. Y la práctica demuestra que muchos de ellos causan problemas a la hora de aplicarlos, ya sea por cláusulas defectuosas, ya sea por falta de previsión para determinadas situaciones.

Abogados García-Míguez ® ha instaurado el procedimiento de “El divorcio pacífico"

Como Abogados de Familia expertos preferimos evitar una guerra y no llevar a nuestro cliente a un juicio contencioso si existe la posibilidad de llegar a un acuerdo con su pareja sobre las condiciones de la ruptura o con el otro progenitor sobre las medidas a tomar con los hijos menores.

Después de la primera consulta, si nuestro cliente nos lo pide (y si lo encontramos viable a la vista de la situación), podríamos dirigirnos a la otra parte por correo electrónico para ver si desea llegar a un acuerdo.